KRONIKÓN DEL 2000

 

Tras el final de la tregua, el principal y gran problema de los españoles es el terrorismo. Surge la figura del escolta y el Gobierno vasco en minoría enfría sus relaciones con el del PP que disfruta de mayoría absoluta. España va bien y el paro se sitúa bajo mínimos. Se firma el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, y la sociedad pacífica toma la calle. En Irlanda del Norte, todo sigue igual, pues el IRA se resiste al desarme y Londres suspende la autonomía. Nuevos acuerdos y promesas, y se vuelve a recuperar. La Orden de Orange se pone pesada con sus desfiles. Yugoslavia recupera, por fin, la paz y nombra a Kosturika como nuevo presidente, pero acusan a la OTAN de crímenes de guerra en ese país. También acusan a Rusia por lo mismo en Chechenia, que sufre además una oleada de atentados suicidas. Barak, a punto de dimitir por la violencia en Palestina. Los acuerdos de Camp Davis y Washington no solucionan nada.
Zapatero emerge, por sorpresa, sobre Almunia y Borrell, Llamazares sobre Frutos y Anguita, y Uriarte releva a Setién. Garzón no convence a los lores británicos para que extraditen a Pinochet y lo devuelven a Chile. España se toma en serio la inmigración, con varias leyes de extranjería. En Francia se producen graves incidentes racistas por la muerte de un argelino. En Inglaterra, 60 inmigrantes chinos, mueren asfixiados en un camión…
La tecnología avanza y los piratas de CD´s navegan por los mares del top manta. Otros piratas atacan con virus informáticos y los operadores de telefonía ponen sus banderas donde pueden. También se habla de la temperatura del planeta y del agujero de ozono. Y se habla, sobre todo, de las vacas locas y de la clonación de un simio y cinco cerditos en EEUU. Comienza la guerra contra el tabaco.
Hay que hablar del suicidio colectivo de 900 miembros de una secta en Uganda, de graves inundaciones en Mozambique, de tres tragedias pirotécnicas en Europa, y del submarino ruso Kursk. Y de ese otro submarino nuclear, de nombre Tireless, que se averió en Gibraltar. Pero también del nacimiento de dos nuevos nietos del rey, del triunfo de “Todo sobre mi madre”, de “Gran Hermano”, y del cierre, por fin, de Chernóbyl. Y de Saint Exupery, Bach y Nietzsche. De Bettino Craxi, Charles Schulz, Buero Vallejo, Tito Puente, Vittorio Gassman, Carlos Cano, Camarón…

INICIO

VOLVER