Josemari Alemán Amundarain
 
GIPUZKRÓNIKAS
1995
     
 
DONOSTI
LEIZARÁN
ARRATE
IRÚN
DONOSTI
DONOSTI
 
 

KRONIKÓN DEL 1995
Un año para olvidar. La tensión por aquí a tope. Podemos empezar por Gregorio Ordóñez, Aldaya o Lasa y Zabala. Podemos seguir por Segundo Marey, el GAL o el CESID, que controlaba a políticos, periodistas y profesionales. Hasta el rey estaba en su punto de mira. Y en el de ETA, que lo intentó, también, con Aznar, y con el verano, que resultó muy seco y caluroso, y complicó, aún más, lo del transvase Tajo - Segura. Complicado estuvo, también, lo del embalse de Itoitz, que movilizó hasta a la Audiencia Nacional y lo declaró ilegal, pero no le importó a casi nadie.
Sigue...

VOLVER