DECORADOS-TEATRO
 

Los niños no pueden hacer nada por los muertos, un comprometido texto de Alfonso Armada que Maite Agirre llevó a escena en 2004, contó con una arriesgada escenografía muy versátil que se construyó en los talleres de Ikaro.

INICIO

VOLVER